SIGMASIGMA
  • 0

By admin

REAL DECRETO TRABAJO A DISTANCIA

El día 22 de septiembre de 2020 se aprobó el Real Decreto-ley 28/2020 que se publicó en el BOE día 23 de septiembre de 2020, entrando en vigor en lo que a la regulación del trabajo a distancia se refiere, a los 20 días de su publicación, es decir, el próximo día 13 de octubre de 2020.

El contenido de la presente norma será de aplicación para las empresas en las que se establezca como sistema habitual entre sus trabajadores la modalidad del trabajo a distancia, no siendo de aplicación para aquellas empresas que han implantando esta modalidad únicamente como medida de contención ante la situación de crisis sanitaria provocada por el COVID-19.

El Real decreto-ley pone gran énfasis en los derechos de los trabajadores que presten sus servicios en esta modalidad, haciendo hincapié en la necesidad de que todas sus condiciones laborales sean iguales a las que venían disfrutando o disfrutan los trabajadores que prestan servicios en la modalidad presencial.

Resumimos a continuación su contenido fundamental:

En primer lugar, se define lo que se entiende por trabajo a distancia, estableciendo como tal aquel que en un periodo de referencia de 3 meses suponga un mínimo del 30 por ciento del tiempo de la jornada.

Continúan las definiciones de los siguientes términos:

  • Trabajo a distancia: aquel que se presta con carácter regular en el domicilio del trabajador o en el lugar elegido por este, durante toda su jornada o parte de ella.
  • Teletrabajo: aquel trabajo a distancia que se lleva a cabo mediante el uso exclusivo o prevalente de medios y sistemas informáticos, telemáticos y de telecomunicación.
  • Trabajo presencial: aquel trabajo que se presta en el centro de trabajo o en el lugar determinado por la empresa.

Para los casos de contratos en prácticas o formación o celebrados con menores de edad el trabajo a distancia queda limitado al 50 por ciento de la jornada, debiéndose prestar el resto de la jornada de manera presencial.

Los trabajadores que presten servicios en el régimen de trabajo a distancia deberán contar con los mismos derechos en materia de formación, promoción profesional, retribución, permisos, representación colectiva y cualquier otra materia laboral.

El establecimiento del régimen de trabajo a distancia habrá de ser voluntario para ambas partes, es decir, se requerirá acuerdo entre el trabajador y el empresario.

La reversibilidad de este régimen deberá ser recogida en el Convenio colectivo o mediante acuerdo con los representantes o el propio trabajador.

I.- Acuerdo de trabajo a distancia

Los términos del régimen del trabajo a distancia deberán recogerse por escrito en el propio contrato de trabajo o en documento adjunto del que deberá darse copia a los representantes de los trabajadores en el plazo máximo de 10 días desde su firma así como a la oficina de empleo.

Aquellos trabajadores que tengan un régimen de trabajo a distancia deberán contar con este acuerdo firmado en un plazo de tres meses desde la entrada en vigor de la norma, es decir, antes del 23 de diciembre de 2020 (con la excepción arriba indicada de los que tenga este régimen como consecuencia de la situación de crisis sanitaria).

El contenido mínimo de este acuerdo es el que a continuación se detalla:

  1. Horario del trabajador y normas de disponibilidad.
  2. Porcentaje de jornada que se realizará en régimen de trabajo a distancia y porcentaje en régimen presencial.
  3. Centro de trabajo al que está adscrito el trabajador.
  4. Lugar elegido por el trabajador para la realización del trabajo a distancia.
  5. En caso de pactarse la reversibilidad de la medida, plazos de preaviso para ésta.
  6. Medios de control de la actividad por parte del empresario.
  7. Procedimiento a seguir en el supuesto de producirse dificultades técnicas.
  8. Información referente a protección de datos y seguridad de la información.
  9. Duración del acuerdo.

Cualquier modificación deberá ser pactada por escrito informando, en su caso, a la representación de los trabajadores.

II.- Medios y gastos

La empresa deberá dotar al trabajador de los medios, equipos y herramientas necesarios para el desarrollo de su actividad no pudiendo suponer para el trabajador un gasto relacionado con éstos.

III.-Horario de trabajo

El trabajador podrá flexibilizar su horario de acuerdo con lo recogido en el acuerdo de trabajo a distancia o, en su caso, en la negociación colectiva, respetando siempre los mínimos de disponibilidad obligatoria. No obstante, se mantiene la obligación de registro de la jornada establecida normativamente.

IV.- Prevención de riesgos laborales

Los trabajadores que realicen trabajo a distancia tienen derecho a una adecuada protección teniendo en cuenta los riesgos característicos de esta modalidad poniendo especial atención en los factores psicosociales, ergonómicos y organizativos. En particular, deberá tenerse en cuenta la distribución de la jornada, los tiempos de disponibilidad y la garantía de los descansos y desconexiones durante la jornada.

La evaluación de riesgos únicamente debe alcanzar a la zona habilitada para la prestación de servicios, no extendiéndose al resto de zonas de la vivienda o del lugar elegido para el desarrollo del trabajo a distancia.

En el supuesto de que la evaluación requiera la visita al lugar de trabajo deberá emitirse informe que lo justifique, contar con el permiso del trabajador e informar a empresario y representación de los trabajadores.

V.-Derechos relacionados con el uso de medios digitales.

La utilización de los medios telemáticos y el control de la prestación laboral mediante dispositivos automáticos garantizará adecuadamente el derecho a la intimidad y a la protección de datos.

La empresa no podrá exigir la instalación de programas o aplicaciones en dispositivos propiedad del trabajador, ni la utilización de estos dispositivos en el desarrollo del trabajo a distancia.

Las empresas deberán establecer criterios de utilización de los dispositivos digitales respetando en todo caso los estándares mínimos de protección de su intimidad. En su elaboración deberá participar la representación legal de las personas trabajadoras.

Los convenios o acuerdos colectivos podrán especificar los términos dentro de los cuales los trabajadores pueden hacer uso por motivos personales de los equipos informáticos puestos a su disposición por parte de la empresa.

Se reafirma el derecho de los trabajadores en modalidad de trabajo a distancia de la desconexión digital que deberá recogerse en una política interna elaborada por la empresa.

VI.- Facultad de control por parte del empresario.

La empresa podrá adoptar las medidas que estime más oportunas de vigilancia y control para verificar el cumplimiento por el trabajador de sus obligaciones y deberes laborales, incluida la utilización de medios .

Logo_Sigma_sobre_blanco  SIGMA LEGAL

admin
About admin

No Comments

Leave a Comment